El Bar Hotel de los Cazadores

Recorriendo la historia del pueblo de Alejandro Korn nos encontramos con el emblemático Bar Hotel de los Cazadores, en esta nota te contamos su historia.

Para el año 1888 llega a San Vicente Eduardo Báncora y se instala en el Pueblo de la Estación, donde adquiere un pequeño terreno frente a la estación ferroviaria. En 1890 levanta una casa para albergar a su familia. Con el paso del tiempo logra instalar la primera fábrica de carros de la zona, a su taller lo bautizó “La Cochería”. Hay quienes afirman  que Báncora para el año 1900 ya contaba con una flota de carros destinados al transporte de personas. Contaba con tres o cuatro volantes, cada uno con capacidad para ocho personas sentadas. Además tenía varios carros especiales, con altas ruedas en los cuales viajaban varias personas paradas. Eran destinados para circular por lugares anegadizos.

A poco de instalarse este negocio, comienzan a llegar personas con grandes expectativas en la práctica de la caza. Especialmente eran varones que en sus tiempos libres practicaban ese deporte. Báncora en sociedad con Virgilio Lambardi forman una empresa de turismo. Todos los fines de semana viajaban desde Buenos Aires hasta esta zona muchos interesados en practicar ese deporte. Finalizada la entretenida faena y antes de que anochezca, los volvían a trasladar hasta la estación ferroviaria, desde donde cada uno volvía de regreso a Buenos Aires.

Este acontecimiento se repite durante muchos años y ante la gran afluencia de interesados en la práctica deportiva de caza, muchos optaban por quedarse hasta el día siguiente. Fue lo que inspiró a la familia Báncora a remodelar la casa estableciendo en principio una habitación como lugar de comidas y bebidas y más tarde improvisar una sala como dormitorio. Así es como la familia Báncora fue transformando su negocio en “bar-hospedaje”, más tarde lo bautizan “Bar-Hotel de los Cazadores”.

A partir de 1890 y por razones que se desconocen, Pablo Anastagasti, toma a su cargo la explotación y administración del Bar-Hotel de los Cazadores,  haciendo en corto plazo amplias reformas. Así es que nombra como encargado a Roberto Andrés Báncora, hijo de Eduardo. Roberto Andrés después de años de trabajar en el hotel  consigue comprarlo y registrarlo a su nombre. 

A principios del año 1905 llega a San Vicente, Santiago Dominicci, oriundo de Pessaro, Italia. A su arribo se instala en el Pueblo de la Estación y compra parte del Bar-Hotel de los Cazadores y lo administra junto a su esposa Luisa y su hijo Pedro hasta su muerte en 1924. Más tarde se hace cargo de la administración Doña Catalina Vargas. Para ese entonces la familia Báncora se aleja del negocio.

A mediados de 1955, el Bar-Hotel de los Cazadores, es adquirido por Julia Urion Barrenechea quien lo atiende hasta 1985.

Cuentan los vecinos que el último en administrar el Bar-Hotel de los Cazadores fue Ignacio Cassarone, luego de que sus padres le hicieran importantes reformas y construyera 25 habitaciones confiriéndole otra fisonomía. El hotel fue habilitado como hospedaje de los obreros del ferrocarril y más tarde al no poder hacer frente a los gastos, Ignacio lo desmantela poniéndolo en venta en 2007, desdibujando la vista de su fachada.

Fuente : Alejandro Korn – Etapas de una historia
de
Ramón  Ángel Pereyra

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *