Instalación de un Termotanque Solar

De todos los dispositivos disponibles en nuestro mercado en la actualidad, los termotanques solares de baja presión, son los que recomiendo evaluar sin duda alguna.

Son dispositivos muy confiables, sencillos, de costos razonables y muy eficientes.
Consisten en una batería de tubos termo, con su cristal exterior transparente, vacío en su interior y su cristal interno oscurecido, por donde circula el agua a calentar.
Como estos tubos están insertados en el cuerpo del termotanque, inclinados unos 45 grados, el agua caliente sube y la fría baja, produciéndose una acumulación de agua calentada en el cuerpo del termotanque.
Como podrá verse, no dispone de partes móviles, ni ningún dispositivo complicado.
Pero como todo dispositivo sencillo, el truco es usarlo bien.

Para ello, me voy a permitir efectuar algunas recomendaciones:

  1. Un consumo razonable de agua caliente es de 50 litros por persona por día. Dado que el ciclo de recuperación de un termotanque solar es diario, al dimensionar un equipo, debe calcularse su capacidad como 50 litros x la cantidad de usuarios. Si el número fuera elevado, pueden instalarse equipos en paralelo sin mayores inconvenientes.
  2. El sol debe llegar a todos los tubos colectores, a toda hora, especialmente en invierno. Suena trivial, pero siendo un sistema solar, hay que asegurar una buena ubicación al sol.
  3. Los tubos colectores deben estar orientados al Norte, de forma de recibir el sol durante todo el día.
  4. Debe asegurarse la instalación de un conducto de purga de aire, desde el tope del termotanque solar hasta una altura algo superior al del nivel del agua del tanque principal que provee el agua. Esto es imprescindible para asegurar la eficiencia del sistema, ya que evita que la acumulación de aire reduzca la cantidad de agua caliente conservada en el interior.
  5. Una vez instalado, el punto más alto del tanque del termotanque debe estar unos centímetros (aprox 20 cm) debajo de la base del tanque principal de agua que lo abastece.
  6. Los termotanques solares de baja presión, son los más económicos, pero sus juntas internas, no soportan ser alimentados con agua a presión. Por ello, deben ser instalados elevados para proveer agua caliente con suficiente presión.
  7. Por esta misma razón, tanto si el tanque que provee el agua estuviera muy alto (más de cuatro metros por encima del termotanque solar) o si se empleara una bomba presurizadora para el circuito de agua, se deberá instalar sobre el termotanque solar, un pequeño tanque de relleno, que mediante un sistema de válvula y flotante, será quien administre el ingreso de agua.
  8. Durante el verano, la temperatura del agua suministrada por el termotanque solar pueden ser muy altas (70 u 80°C) por lo que es altamente recomendable emplear cañería de termofusión para conducir el agua caliente que egresa del equipo.
  9. Por esta misma razón, puede ser práctico intercalar una válvula mezcladora automática que permite fijar la temperatura del agua suministrada mediante la incorporación del agua fría necesaria.
  10. Dado que el sol alcanzará el 80% de los días, o pueden darse situaciones donde el consumo de agua caliente supere la capacidad de la instalación, hay dos soluciones posibles:
    a.  Incorporar una resistencia eléctrica que caliente el agua.
    b. Usar un calefón o un termotanque tanto eléctrico o a gas, como sistema complementario. Para ello se conectan en   paralelo con el termotanque solar, con un sistema de válvulas que permitan elegir cual de los dos usar.

¡Espero que estas ideas básicas, los animen a optar por esta forma de obtener agua caliente gratis!

Gabriel E. E.Kowalewski
Ingeniero Industrial UBA

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *