Los desacuerdos y conflictos laborales

Los desacuerdos son diferencias de apreciación, cada parte sostiene criterios de realidad diferentes para evaluar un hecho, es decir que interpretan de manera diferente una misma situación.

Los desacuerdos se convierten en conflictos cuando resulta intolerable y no cierta la interpretación que efectúa el otro.

El rechazo y la intolerancia que se generan hacen imposible llegar a un acuerdo.

Los desacuerdos y conflictos que suelen presentarse en el ámbito laboral:

  • Lastiman la relación
  • Causan sensación de miedo por el peligro a perder el empleo
  • Generan pérdida de autoestima

De allí la importancia de conocer herramientas indispensables para enfrentar los problemas y desarrollar tácticas creativas y flexibles para poder “ pensar sin cerrarse”

Técnica para solucionar diferentes tipos de conflictos
Comunicar es escuchar. Los conflictos interpersonales en reiteradas oportunidades son consecuencia de problemas de comunicación entre las partes involucradas.

1

La técnica del “YO con USTED” en lugar de “YO contra USTED”
La diferencia entre obtener cooperación o resistencia se basa en la forma en que se utilicen los pronombres YO USTED
Si al iniciar una conversación comienza su afirmación con el pronombre usted tal vez establezca un clima de conflicto propiciando en el otro una actitud defensiva.
Esto obedece a que la palabra “usted” suena acusatoria, juzgante y amenazadora.
La palabra es siempre el puente entre dos orillas y es por eso que debemos tener cuidado en utilizarlas adecuadamente.

La técnica de la anticipación
El uso de esta técnica contribuye a establecer un clima de armonía y entendimiento y replantear mejores condiciones para resolver el problema que lo enfrenta con el otro
Anticiparse a las afirmaciones, objeciones y o preocupaciones de los demás contribuye a obtener cooperación, ganar respeto e influir positivamente en los otros.

La técnica del metalenguaje
En toda comunicación humana es importante prestar atención a las emociones o sentimientos que se expresan a través del mensaje hablado, los gestos y la postura corporal.

La implementación de esta técnica es recomendable con personas que asumen conductas defensivas o que no están dispuestas a plantear directamente sus disconformidades
Tenga en cuenta que si decide ignorar los conflictos o resolverlos de manera poco satisfactoria, su imagen se verá afectada sensiblemente; si tiene que negociar con personas agresivas es más conveniente asumir una conducta cooperativa aunque cueste tiempo y esfuerzo; evitar el diálogo es una manera de agravar el conflicto; a través del fácil sometimiento a la autoridad de los demás expresamos que somos débiles para afrontar conflictos; el miedo genera conductas de sumisión quien lo padece duda de sí mismo y anula sus defensas.
Una de las negociaciones más difíciles se trata de la que debemos hacer con nosotros mismos, donde si bien no hay adversarios tenemos que elegir entre necesidades y deseos. Negociar con uno mismos no es ni más ni menos que decidir.

Fuente:
Dra. Silvana Cerini

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *